compartir

Crowdcube llega a España

 

El anuncio del Gobierno español de legislar la actividad de crowdfunding ha detonado el interés de las plataformas internacionales para estar presentes en el país.

Desde que la noticia copara todos las portadas de los periódicos a finales de febrero hasta ahora la llegada de nuevas plataformas internacionales no ha cesado como  Lendico  o Fundedbyme, entre otras.

La última en anunciar su aterrizaje ha sido Crowdcube, la mayor plataforma de crowdequity de Reino Unido, y la primera aprobada por un organismo regulador europeo, la Financial Conduct Authority británica.

En la prensa anglosajona, los directivos de crowdcube reconocen que España no es un país que haya destacado por una animada actividad empresarial. Aún así, confían en que el nuevo marco legislativo que prepara el Gobierno pueda dinamizar los préstamos alternativos a empresas.

El sistema elegido por Crowdcube para desarrollar su actividad en España ha sido la selección de un equipo local que está liderado por Pepe Borrell. Un barcelonés que tras licenciarse en Negocios Internacionales y Finanzas por la Universidad de Barcelona y trabajar varios años en el negocio de fusiones y adquisiciones se unió al equipo de Crowdcube.

Según ha comentado Borrell en una entrevista a crowdfunding Insider., “el potencial del mercado español es muy grande. Los empresarios están buscando financiación alternativa no sólo como último recurso, sino también como una alternativa a captar no sólo dinero sino también valor añadido por parte de los inversores”.

Desde el mes de enero han estado negociando acuerdos con incubadoras de empresas, redes de business angels y diversos colectivos implicados en la financiación de empresas. Según explica Borrell, es la mejor manera de abrir negocio hasta que vayan adquiriendo notoriedad y sean los inversores privados particulares y las empresas los que directamente contacten en su plataforma.

El objetivo de crowdcube en España es posicionarse como alternativa de financiación para un grupo de empresas ni pequeñas ni medianas. Esas son las que quedan fuera del radar de los créditos de la familia y amigos ( o FFF como se conocen en el mundo anglosajón), pero que por su pequeño tamaño tampoco son atractivas para el capital riesgo. En su análisis de mercado, recuerdan que en España el 78% de la financiación proviene de los bancos, en comparación con el 55% de Alemania y el 35% de Reino Unido. Por eso, cuando las entidades financieras no prestan la búsqueda de alternativas es mucho más complicada.

A través de Crowdcube es posible invertir en start ups y pequeñas empresas de sectores tan variados como  alimentación, moda, restauración o tecnología con una inversión mínima de 10 euros. La plataforma también facilita el seguimiento de la actividad de esas empresas.

Otro de los atractivos de España para esta y otras plataformas de inversión es que la inversión en pymes tiene una  importante reducción de impuestos de entre el 20% y el 50% de la cantidad invertida. A pesar de ello, explica Borrell, este atractivo es muy poco conocido. Según ha comentado en la mencionada entrevista, lo que pretende Crowdcube es “dar a este incentivo la publicidad que no ha dado el Gobierno”.

Y es que la irrupción de todas estas plataformas internacionales en España está teniendo un curioso efecto sobre el sector. Por un lado, lo dinamizan ampliando la oferta y la competencia, y por otro, se están erigiendo como lobbys ante el Gobierno de cara a la redacción final de la legislación del sector. Y es que, la experiencia en países donde esta actividad está mucho más desarrollada y legislada les autoriza a lo que Borrell denomina “la crítica constructiva”.

vialibre

Vía libre para los inversores profesionales en crowdfunding

El Gobierno ha rectificado y ha retirado los límites para los inversores profesionales en el crowdfunding, según anunció tras el consejo de Ministros del viernes.

La iniciativa debe ser plasmada finalmente en la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial, que actualmente está en fase de borrador, pero según lo avanzado por el Ministro de Economía, Luis de Guindos, todos aquellos inversores que dispongan de más de 100.000 euros no estarán sujetos a ninguna restricción para invertir en plataformas de préstamos entre personas.

Esta ha sido una de las principales demandas que le habían transmitido los representantes del sector al Ejecutivo, tras conocer la primera redacción de la normativa. El pasado 28 de febrero, el Gobierno anunció la primera regulación en España de las plataformas de crowdfunding, una supervisión que las plataformas llevaban tiempo demandando.

La buena acogida inicial de la noticia, se vio enturbiada por la imposición de límites a los inversores. El Gobierno ha establecido un límite anual a cada persona de 3.000 euros por proyecto y 6.000 por plataforma.  Un encorsetamiento que el sector consideró excesivo y que, incluso, provocó que alguna plataforma se llegara a plantear la continuidad de su actividad.

Con el cambio anunciado el viernes, estos límites permanecen para los pequeños ahorradores, pero los grandes inversores quedan liberados, permitiendo, así, el completo desarrollo de esta nueva actividad financiera.

Con este cambio la legislación española quedaría más en línea con la que se está implantando en EEUU o Gran Bretaña países líderes en el sector de crowdfunding. En ambos, también existen límites para invertir en estas plataformas, pero están ligados a un porcentaje de los ingresos de los inversores.

No acotar los límites de inversión es clave para permitir que este modelo de inversión alternativa pueda crecer dependiendo solo de la demanda natural de los inversores interesados. Por eso, también se ha acogido con mucha esperanza, que fuentes del Ministerio de Economía hayan trasladado a los medios de comunicación que están estudiando la posibilidad de relajar también el límite del millón por proyecto.

Un esfuerzo de transparencia

En realidad, la clave de la regulación que necesita el crowdlending, tanto en España como en el resto del mundo, debe estar enfocada en las exigencias de transparencia. Toda la información que se pueda facilitar de modelo de funcionamiento y de cómo se establecen cada uno de los préstamos servirá para dar confianza a los usuarios.

La exigencia de unos requerimientos de capital básicos para la puesta en marcha de una plataforma, así como su supervisión por el Banco de España para la actividad de préstamo, o de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para la actividad de inversión en capital de las empresas, son dos propuestas que han sido muy bien acogidas por las principales plataformas.  Este control institucional apuntala su credibilidad frente a nuevos usuarios, y también ayuda a evitar que cualquiera pueda poner en marcha plataformas sin la seguridad jurídica y económica necesaria.

 

Imagen: CC GeertW

paypal

Paypal se reconcilia con el crowdfunding

“¿Problemas con sus compras? Le cubrimos las espaldas”. Este es el eslogan publicitario de la web de pago online Paypal y, hasta ahora, uno de los principales motivos de sus desencuentros con el sector del crowdfunding.

El compromiso de ayudar a recuperar el dinero a sus usuarios en caso de no recibir la mercancía pagada a través de sus servicios, ha mantenido a esta web alejada de las plataformas de crowdfunding  y a recibir fuertes críticas de algunas de ellas.

El mayor incidente tuvo lugar el pasado mes de septiembre cuando Paypal congeló los fondos de MailPile  primero y a la editora de juegos indie japonesa, Nyu Media, que habían utilizado la plataforma Indiegogo para recaudar dinero con el que financiar el desarrollo de algunos de sus juegos. La presión en las redes sociales fue tan potente, que en el caso de MailPile la limitación se levantó en apenas unas horas . El director de riesgos de PayPal, Tomer Barel, explicó a los medios anglosajones, que las reticencias de su compañía con el crowdfunding se debían a que algunas plataformas permiten a los propietarios que utilicen los fondos recaudados antes de que se llegue a su objetivo final. “Esto puede causar problemas de reglamentación y de riesgo”, aseguró.  En caso de que ese riesgo se materialice y que quienes aportan dinero no reciban su recompensa, el compromiso de Paypal con sus clientes implicaría asumir el coste de esa “estafa”, algo que, como es normal, no les apetece nada.

Aún si, las reticencias de Paypal respecto al crowdfunding siempre han sorprendido mucho a los internautas. Sus responsables han experimentado en primera persona las reticencias que los consumidores en general suelen tener hacía los servicios innovadores que surgen por Internet. ¿Por qué fiarse de una web que dice asegurar las transacciones de dinero cuando eso se puede hacer a través de pago con tarjeta que verifica cualquier banco tradicional? Con su esfuerzo y su excelente servicio Paypal ha conseguido ganarse la confianza de los usuarios.  ¿Por qué no dar ese apoyo a nuevos proyectos?

La puesta al día era inevitable y así lo ha anunciado Paypal hace apenas unas días. Eso sí, la apertura al crowdfunding la hacen de forma temerosa y muy poco a poco. De momento, los únicos beneficiados serán  solo las plataformas de donaciones benéficas (es decir, aportaciones económicas a fondo perdido, en las que el donante no recibe nada a cambio) y las basadas en “recompensas” (las utilizadas en plataformas como Kickstarter o Indiegogo, en las que la aportación económica recibe una contraprestación). Y dentro de estas los proyectos exclusivos de crowdfunding siempre que cumplan algunos requisitos básicos. Por ejemplo, ahora Paypal analizará cada proyecto y determinará si hay garantía o no de un producto final. En caso de que no la haya, obligará a colocar un aviso antes de pagar por su servicio que informe a los usuarios de que es posible que no reciban nada a cambio. Además, en algunos casos requerirá algún tipo de identificación, ya sea un carnet de identidad o un número de la seguridad social.

Aunque algunos han criticado estos criterios por ser muy estrictos otros los ven con muy buenos ojos. Ya que aquellas campañas que acepte Paypal contarán con un plus de seguridad y garantías.

Quienes tendrán que esperar para contar con los servicios de la plataforma de pagos online, serán las plataformas de crowdequity (captación de fondos a cambio  en participaciones en una empresa) o las de crowdfunding que facilitan el préstamo entre particulares. Es decir, dejan de lado justo aquellas que se han incluido por el anteproyecto de ley español.

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Nota de prensa:Comunitae da la bienvenida a la regulación del crowdfunding en España

   
  • La regulación dará confianza a los inversores y dinamizará aún más la actividad.
  • En la actualidad, los préstamos entre personas son la única alternativa real de acceso al crédito a la que pueden acceder las pequeñas empresas, ya que no requieren las elevadas facturaciones que se necesita para acudir al MAB, MARF o incluso para ser atractivas para el Capital Riesgo.
  • Comunitae confía en que el proyecto final de cabida tanto inversores minoristas como a profesionales.

Madrid, 28 de febrero de 2014.  Comunitae, la plataforma de préstamos entre personas más antigua de España, acoge con optimismo que el Gobierno español haya decidido regular una actividad en claro crecimiento en el país como son los préstamos entre particulares. “Es la mejor forma de despejar las reticencias que algunos usuarios pueden tener hacia este nuevo sistema de relaciones financieras, que descarta la intermediación de la banca tradicional”, asegura Arturo Cervera, CEO y fundador de la plataforma.

Un modelo que ya existe y que beneficia a las pequeñas empresas    

Comunitae recuerda que el modelo ya funciona con éxito en muchos países del mundo y mueve entre 1.200 millones de dólares ( según la consultora Massolution) y 2.700 millones, según Infocrowdsourcing.

Especialmente relevante es la actividad en Gran Bretaña y EEUU, dos países que demuestran la gran acogida y la efectividad que tiene este modelo financiero ya que la legislación que se está aplicando en estos países ha permitido que esta sea una estupenda alternativa de inversión tanto para minoristas como para profesionales.

Además, durante el último año se está comprobando que la financiación entre personas es, de verdad, la única alternativa de acceso al crédito que tienen las pequeñas empresas. Otras medidas, puestas en marcha hasta ahora, como el MARF, MAB, Capital Riesgo en realidad sólo son accesibles para las empresas con volúmenes de facturación altos,  pero no para las pequeñas empresas, comercios de proximidad, etc .

Límites poco acertados

El único punto negativo de la propuesta, lo encontramos en el límite de 6.000 euros a las inversiones. Implantar estás cantidades supone, de facto, coartar la viabilidad del sector que se dice querer impulsar. “Consideramos que el esfuerzo por garantizar la seguridad de los inversores debe realizarse  exigiendo la máxima transparencia en los procesos y ofreciendo toda la información necesaria para la toma de decisiones, pero en ningún caso coartando la libertad de aquellos que consideren que está es su fórmula de inversión para buscar beneficio”, advierte Arturo Cervera. Además, considera que esta limitación implicaría un trato discriminado frente a otros productos financieros, algunos de mucho más riesgo. “Con una ley así a nivel internacional, desaparecería todo el sector”, puntualiza el CEO de Comunitae.

Comunitae espera que finalmente se consiga una vía para que el creciente interés por este sector pueda ser debidamente canalizado.

 

Sobre Comunitae: Es la empresa pionera en España de los préstamos entre particulares (también llamados P2P lending o social lending). Se trata de comunidades ahorradores que prestan dinero a otras personas, cuya identidad y necesidades financieras están perfectamente identificadas, a cambio de una buena rentabilidad para su capital. Comunitae sigue los pasos de la británica y pionera mundial Zopa, también de Lending Club (EEUU) ,Prosper (EEUU), smava.de (Alemania) todas ellas ‘gigantes’ que marcaron el camino en Gran Bretaña, Estados Unidos o Centro Europa, lugares donde estás prácticas están mucho más asentadas. Comunitae inició su actividad en julio de 2009, y está sometida a la  Ley 2/2009 que regula la contratación con los consumidores de préstamos o créditos hipotecarios y de servicios de intermediación para la celebración de contratos de préstamo o crédito.

Comunitae está registrada con el número 410/2013 en el registro estatal de empresas previstos por la citada ley. Además de los socios fundadores, el accionariado de la compañía cuenta con la participación de inversores especializados en modelos on-line, como Cabiedes&Partners y François Derbaix, entre otros.

Comunitae ya ha gestionado préstamos por valor de cinco millones de euros desde su creación; de ellos, el último medio millón se ha conseguido en el último mes. La actividad de Comunitae ha crecido más de un 300% en el último año. Ambos datos son un reflejo del dinamismo que está tomando esta actividad en España.

Si necesitas más información o estás interesado en entrevistar a Arturo Cervera, CEO de Comunitae puedes ponerte en contacto con:

prensa@comunitae.com

Zopa capta 15 millones del ‘hedge fund’ Arrowgrass

Hace nueve años, cuando Zopa puso en marcha la primera plataforma del mundo que permitía los préstamos entre particulares, todos miraron a Giles Andrews, su fundador, como un loco o, incluso, como a una nueva versión de Robin Hood. La idea de dejar de lado a la gran banca para financiar las pequeñas necesidades personales sonaba a utopía.

Hoy, los grandes de las finanzas ya se han dado cuenta de que lo que era alternativo se ha convertido en una fórmula cada vez más aceptada por el público. Solo en Gran Bretaña, el sector ha registrado un crecimiento del 121% en 2013.  Unas cifras que acreditan que un próspero negocio.

El mejor ejemplo de esa futura prosperidad está en que en la última ronda de financiación, Zopa ha conseguido captar nada menos de 15 millones de libras ( más de 18 millones de euros) procedentes Arrowgrass Capital Partners, uno de los principales hedge funds británicos. Ésta no es la primera vez que Zopa consigue el apoyo financiero externo. En las dos rondas de captación de capital que había realizado hasta ahora a lo largo de su trayectoria ha recibido un total de 56,6 millones de dólares,(casi 49 millones de euros), pero la diferencia es que hasta ahora el dinero procedía de empresas de Venture Capital. Es decir, aquellas que apuestan por proyectos embrionarios que pueden tener futuro. La llegada de un hedge fund implica la madurez del proyecto y que ya se ha ganado la confianza de los capitales más exigentes del mundo.

Además, la apuesta de Arrowgrass no es sólo financiera ya que Henry Kenner, su director general, se ha unido a la junta Zopa como director no ejecutivo.

Uno de los puntos de inflexión del incremento de esa credibilidad, llegó con el espaldarazo público, a finales de 2012.  En ese momento, el Gobierno británico puso a disposición de las pymes y familias 110 millones de libras para que pudieran ser prestados a través de Zopa. Con ello intentaba paliar la escasez del crédito a la que, como ocurre en España, está ahogando a pymes y particulares.

Esta operación no era una inyección de liquidez para Zopa, simplemente el Gobierno británico utilizaba la plataforma para hacer llegar el dinero a quienes no tenían otra alternativa. Este apoyo público sirvió para animar a otros muchos prestamistas a utilizar Zopa como herramienta para conseguir un atractivo interés para sus ahorros.

El espaldarazo público sirvió para que grandes inversores apoyan a Zopa y desde ese mes han entrado en su capital inversores tan potentes como la familia Rothschild.