boton-csvocento-banca-privada-2015

Los ‘cachorros’ de la banca privada buscan en Fintech nuevas vías para rentabilizar sus fortunas

Renovarse o morir. La incorporación de las generaciones más jóvenes al mundo laboral no se está traduciendo en su incorporación en paralelo al sistema financiero tradicional. Al contrario, su diferente visión de lo que deben ser las relaciones económicas y su implicación en ellas está sacudiendo los cimientos de la banca, que además parece estar quedándose atrás de las nuevas aportaciones que está trayendo la fintech entre emprendedores e inversores. Todo ello está conformando un nuevo panorama incierto sobre el futuro del sector financiero que preocupa, y mucho, a los expertos.

Esta fue una de las principales conclusiones del Tercer Encuentro anual para Gestores Patrimoniales, un evento que reunió a algunos de los más relevantes agentes del sector de la banca privada y del wealth management y en el que Comunitae estuvo presente como asistente. El acto, celebrado en la sede madrileña del grupo de comunicación Vocento, pretendía analizar el modo en el que el sector financiero debe aprovecharse del nuevo escenario global de crecimiento económico y generación de riqueza, después de los problemas de confianza generados durante la etapa de crisis. Las nuevas tendencias de inversión alternativa, con el crowdlending a la cabeza, tuvieron un papel protagonista, siendo una de las estrategias por las que apostaron la mayoría de los expertos que se dieron cita.

Quizá el invitado más granado del encuentro, el actual presidente y máximo accionista de Jazztel, Leopoldo Fernández Pujals, fue también el más tajante al señalar que “falta en España una auténtica cultura emprendedora”, tanto desde el punto de vista de los que ponen en marcha un negocio como desde aquellos que deben tomar la decisión de invertir o no en él. El hombre que revolucionó el sector de la comida rápida con la creación de Telepizza, alabó la cultura financiera de otros países, como EEUU, que promueve que “las personas se busquen la vida”, optando, por ejemplo, por encontrar nuevas vías con las que obtener liquidez para sus empresas fuera del circuito bancario tradicional, como el crowdlending.

Nuevas generaciones, nuevas demandas de servicios

Si hubiera de elegirse una gran conclusión de consenso en relación a los distintos ponentes que participaron en el encuentro, ésta sería, sin lugar a dudas, la de la necesidad de la banca privada de adaptarse a las nuevas demandas de servicios del público más joven, que cada vez más está dando de lado a la banca privada para optar directamente por distintas opciones de financiación alternativa, como el crowdfunding o el crowdlending. Por ejemplo, Carolina Martínez-Caro, directora general para España y Portugal de Julius Baer, subrayó que “hay un relevo generacional y tenemos que adaptarnos”, mientras que Rafael Valera, director general de Banco Madrid, aseguró que “cada vez resulta más difícil conseguir clientes jóvenes”, requiriendo un mayor esfuerzo comercial que hace algunos años. No en vano, y según el propio sector, el 44% de los clientes de banca privada que hay en la actualidad en España son mayores de 66 años.

De acuerdo a los expertos, vivimos inmersos en la era de Internet, que está cambiando y lo hará aún más en el futuro, las formas de llevar a cabo cualquier relación, sea profesional o privada. La capacidad de entender esta evolución que acarreará el boom tecnológico para el sector financiero será clave no sólo para la generación de negocio, sino para la propia supervivencia de bancos y gestoras de capitales. “Cada vez habremos de ofrecer productos más creativos para las nuevas generaciones porque ellos demandan más economía real y sentir que participan de algo”, sentenció Víctor Allende, Director Corporativo de Banca Privada y Personal de La Caixa.

En el secreto de esa mezcla justa entre tecnología y atención personalizada residirá la clave del éxito para conseguir llamar la atención de los millennials en relación a los productos financieros. Un cóctel que, en el sector de FinTech, ya está dando resultados muy positivos desde hace algunos años, y que ahora, por fin, ya se ha establecido como un objetivo prioritario para la banca tradicional. Aunque quizá, este cambio de paradigma llegue demasiado tarde para una nueva generación que demanda, sobre todo, generación de riqueza social y economía real.